Prostitutas campos concentración videos porno de prostitutas españolas

prostitutas campos concentración videos porno de prostitutas españolas

Entre ellos destacaban los lupanares oficiales ideados por el mismísimo Hitler. Sin embargo, había otros tantos sistemas. Puede parecer que las enfermedades de transmisión sexual no han causado una gran cantidad de bajas en los ejércitos a lo largo de la Historia, pero la realidad es bien distinta.

Sin embargo, por entonces los remedios se limitaban a evitar el contacto de los combatientes con las lugareñas. De poco les sirvió, pues aproximadamente uno de cada diez combatientes terminó con sus huesos en el hospital aquejado de alguna dolencia contraída por vía sexual.

Hubo que esperar hasta la Segunda Guerra Mundial para que, mediante la llegada de los anticonceptivos y la penicilina , las bajas producidas por enfermedades de transmisión sexual se redujeran. No obstante, la disminución fue escasa hasta unos 56 casos por cada millar de hombres. Por entonces, los militares sabían perfectamente que las dos infecciones a las que debían temer tanto como a las balas enemigas eran a la sífilis y a la gonorrea.

Uno de cada tres contactos sexuales con una persona infectada en fase precoz resulta infectante. Cartel contra las ETS de los aliados. Posteriormente, y si la dolencia no se trataba algo relativamente usual por entonces debido que en principio no provocaba molestias avanzaba a la siguiente fase. Los sarpullidos de la sífilis a menudo son de color rojo o café y generalmente no pican.

Otros síntomas pueden ser fiebre , dolor de garganta, dolores musculares, dolores de cabeza, pérdida de cabello y cansancio. La segunda enfermedad en discordia era la gonorrea , una dolencia que, aunque no llegaba a causar la muerte, podía suponer una verdadera molestia para el soldado.

Los nazis fueron los primeros en establecer varias medidas contra las enfermedades de transmisión sexual. La campaña de Polonia confirmó estos temores, puesto que las prostitutas locales causaron numerosos contagios entre los soldados.

Los altos oficiales del ejército de tierra fueron las encargadas de ocuparse de este asunto. Su solución no fue otra que idear dos tipos de prostíbulos controlados y dependientes del ejército.

Fue la primera vez que lloró ante una SS. Les habían prohibido llevar ligas o cualquier otro medio de aguante de las medias. Neus encontró una goma y recibió una paliza por ello. Allí había muchas comunistas, socialistas, simples patriotas, mujeres de la burguesía, intelectuales, aunque la inmensa mayoría de presas procedían de las capas obreras y campesinas.

Las había por el simple hecho de ser polacas o zíngaras, judías o mujeres "supuestamente" resistentes. Las deportadas catalanas en Ravensbrück recuerdan como a compañeras suyas en el campo se les inoculo semen de simio. Todas ellas cuando supieron lo que les habían hecho, se suicidaron. Dolors Gener en su testimonio explica que un día una blockowa polonesa les dijo que si querían salir pronto podían apuntarse para ir a un burdel.

La negativa de las deportadas la irritó y amenazo con cogerlas a la fuerza. Los SS vinieron a hacer la visita: Al día siguiente vuelta otra vez, le hicieron una revisión vaginal para ver si tenían enfermedades venéreas. Por fin, unas cuantas prostitutas se presentaron voluntarias. Las enviaron al frente con los soldados y después, reventadas y desechas morían. Ninguna de nosotras volvió a verlas. Dio testimonio también de que enviaban mujeres a la casa de prostitución del campo para los SS, como la mujer de un diputado comunista belga que murió y una hija del Rey de Italia cuando hubo la conspiración de Badoglio.

Testimonio de Antonia Frexedes: Allí todo el mundo se puso a llorar. Sólo salió una jovencita francesa de origen polaco. Testimonio de Neus Català: Con el mismo instrumento, y sin desinfectar, sacaban muestras de todas.

Esto era una tortura suplementaria impuesta a nuestra condición de mujer; todas salíamos con rabia, y cabizbajas, Alguna, si era bella, podía ser destinada al prostíbulo, como le ocurrió a una cantante de ópera belga y a la mujer de un diputado socialista de Bélgica; como tantas otras, se suicidaron. Por lo menos en Ravensbrück ". Un gran manto de olvido ha cubierto durante muchos años la participación española en la Resistencia francesa y el final de muchas de ellas en campos de concentración.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, los franceses se dedicaron a construir una historia de la Resistencia que ignoraba la importante presencia de extranjeros en la liberación de Francia, y que convertía a los franceses en los protagonistas indiscutibles de la lucha que se libraba en Europa contra el nazismo.

Tenían que recorrer un pasillo ante SS y civiles ante la mofa de estos pero ellas aguantaron y pasaron rígidas diciéndose mentalmente estos no son hombres, son bestias. Les hicieron pasar a las duchas y mezclaron toda la ropa para la desinfección. Después las obligaron a coger cualquier ropa aunque fuera de otra mujer.

A Neus le tocaron unas bragas muy sucias y la golpearon para que las cogiera. Fue la primera vez que lloró ante una SS. Les habían prohibido llevar ligas o cualquier otro medio de aguante de las medias. Neus encontró una goma y recibió una paliza por ello. Allí había muchas comunistas, socialistas, simples patriotas, mujeres de la burguesía, intelectuales, aunque la inmensa mayoría de presas procedían de las capas obreras y campesinas. Las había por el simple hecho de ser polacas o zíngaras, judías o mujeres "supuestamente" resistentes.

Las deportadas catalanas en Ravensbrück recuerdan como a compañeras suyas en el campo se les inoculo semen de simio. Todas ellas cuando supieron lo que les habían hecho, se suicidaron.

Dolors Gener en su testimonio explica que un día una blockowa polonesa les dijo que si querían salir pronto podían apuntarse para ir a un burdel. La negativa de las deportadas la irritó y amenazo con cogerlas a la fuerza. Los SS vinieron a hacer la visita: Al día siguiente vuelta otra vez, le hicieron una revisión vaginal para ver si tenían enfermedades venéreas.

Por fin, unas cuantas prostitutas se presentaron voluntarias. Varias creyeron estas promesas pero luego se dieron cuenta de las mentiras. Luego de ser utilizadas las devolvieron deshechas a Ravensbruck. Regresaban con el cuerpo roto y los ojos apagados. Perdieron todo atisbo de esperanza. Su mundo fue destruido y no tenían voluntad para vivir. Debían trabajar a diario entre las ocho de la tarde y las diez de la noche. El burdel estaba situado en casi todos los casos en una barraca a la entrada del campo.

Los hombres antes y después de cada visita se descontaminaban. Cada mujer recibía por día entre 10 a 20 hombres. Los guardianes de las SS nos vigilaban por pequeños agujeros en las puertas. Los hombres debían pagar a los oficiales, que se quedaban con el dinero".

La visita dejaba muy poco espacio para la fantasía. Estaba prohibido hablar y sólo se permitía la posición del misionero. La comandancia de los campos ocultaba siempre 2 cosas cuando recibían "visitas oficiales": La existencia de estas instalaciones permaneció oculta después de la guerra.

Las víctimas optaron por callar y renunciaron a pedir indemnizaciones en la Alemania de posguerra, porque no se las consideró trabajadoras forzadas. Después de la guerra, muchas de estas mujeres tuvieron que vivir con el peso del estigma social que permaneció sobre ellas a pesar de haber sido víctimas de la violencia brutal del sistema nazi.

Auschwitz , Campos de Concentración. Muy buena eleccion esa frase de Schiller. Gracias por hacerlo saber. Cómo cuesta leerlo Nikkita Saludos desde Argentina Elisa. Elisa, gracias por leerlo. Besos a las dos. Me has dejado sin palabras. Algo que viene siendo habitual desde que te sigo. Se me pone un nudo en la garganta leyendo. Un saludo amiga y que no nos falten nunca tus artículos. No se las consideró trabajadoras forzadas??

Esto es el colmo! Y encima oficiales proxenetas. Qué demencial había llegado a ser todo. Y ademas incongruente, porque prohibian ir con mujeres judias pero los soldados sí podían usarlas. En cuanto a eso de evitar la homosexualidad, creo que era una obsesion que tenian, sí, y que los homosexuales tambien iban a parar a los campos de concentracion.

Madame, ya he visto el premio, enhorabuena para usted y muchisimas gracias por la parte que me toca! Esa era la doble moral madame Detenían a las mujeres por prostituirse en la calle Y como al principio algunas se ofrecieron voluntarias creyendo sus palabras Pero al terminarlo me chirría la frase de Schiller Alma, Corazón, Vida Viajes.

El campo de Ravensbrück, en el que murieron entre Barnés Contacta al autor. Tiempo de lectura 8 min. Una de las mujeres esterilizadas en el campo de concentración. Algunas de las supervivientes del campo, con la cruz marcada para señalar que eran prisioneras.

Cruz Roja de Suecia. Una de las víctimas muestra durante el juicio las heridas causadas por los experimentos. El cuartel secreto de los nazis en las islas Canarias De repente aparece un aeródromo de la nada, en una zona donde la soledad y el vacío del tiempo acampan destripando las incógnitas de la naturaleza humana.

La secretaria de Goebbels confiesa a sus años: Respondiendo al comentario 1. Recuerda las normas de la comunidad. Por Fecha Mejor Valorados. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada o no judicialmente, como calumnias, o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.

No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros no podemos saber a quién pertenecen esos datos.

No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad.

Otros síntomas pueden ser fiebredolor de garganta, dolores musculares, dolores de cabeza, pérdida de cabello y cansancio. Uno de cada tres contactos sexuales con una persona infectada en fase precoz resulta infectante. Por lo menos en Ravensbrück ". Posteriormente, recibía un preservativoun bote de desinfectante y un informe en el que dejaba constancia de su buen estado de salud antes de entrar al prostíbulo militar. Este, por otra parte, fue en muchos casos considerado un campo de trabajo y no de concentración, lo que, a ojos de muchos, suavizaba lo ocurrido.

0 thoughts on “Prostitutas campos concentración videos porno de prostitutas españolas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading